Hacia tiempo que queriamos hablar de esta atropellada historia de amor sobre el hogar (o lejos de él). Home far Away, una de las licencias de Milky Way Ediciones, ha conseguido cautivarnos de principio a fin en su tomo único.

La historia de amor de Alain y Hayden se resume asi:

Años 90, Estados Unidos. En un hogar con unos padres ultrarreligiosos, vive como si estuviera muerto el joven Alain Saverio. Cuando conoce a Hayden, se siente fuertemente atraído por él, pero descubre que lleva una vida errante y no suele quedarse mucho en un mismo sitio.

Para estar con él, decide irse de casa, por lo que acaban tomando a Hayden por su secuestrador. Aun así, este se deshace de todo y rescata a Alain del infierno.

Las huellas del coche son su vía de escape. Para ambos se trata del camino de vuelta al “hogar de ellos dos solos”

*Esta crítica está libre de spoilers*

Trasladarse a los años 90 ciertas regiones de Norteamerica suponen rememorar el exponente religioso, y por ende, discriminatorio hacia las relaciones homosexuales. En este escenario se fragua la historia de amor de nuestros jóvenes protagonistas, ambos perseguidos por los fantasmas de su pasado y cuya via de escape son el uno para el otro.

Un manga que coge los elementos de Road Movies tan memorables como Thelma Y Louis (referencias directas en la obra) donde los viajes por carreteras interminables, las noches en moteles y las persecuciones se mezclan con el frenesí.

«Mi vida es la fuente de todos los pecados» – Alain

Porque, ante todo, Home far Away es una declaración de amor al hogar. Pero al hogar como sentimiento intangible al sentirse seguro en algún lado (o junto a alguien en este caso). Pues, como diría Dorothy en El Mago de Oz, «no hay lugar como el hogar» y, no es hasta que ambos jóvenes se conocen, que descubren el significado de esta palabra, un lugar donde pueden ser ellos mismos, donde sentirse seguros y sin tapujos.

Ambos han sufrido una niñez turbulenta, otro de los puntos más destacables de esta historia reside en esto. Ya sea por lo que ambos han sufrido desde su más tierna infancia, sean físicos o psicológicos, Teki Yatsuda no se arruga al poner el foco sobre las controversias de la Iglesia sobre los abusos a menores, o sobre el maltrato y el abuso de las drogas. Si esperabas encontrar una romance ligero entre dos jóvenes, esta no es tu historia.

Pero, no todo podían ser alabanzas. Y aspectos negativos en esta historia los hay, aunque no es tanto de este manga en particular como de la demografía (BL en este caso) en general, y es que caen, una y otra vez, en estereotipos sobre las relaciones queer que se alejan de la realidad. Con esto me refiero al hecho de que tratan de entablar roles de sumisión y dominación (los denominados uke y seme) para emular conceptos de relaciones “normativas” o estereotipadas.

Aunque cada vez se puede disfrutar de más historias con romance queer esta clase de patrones “arcaicos” sobre el dominante y el dominado sigue vigente, conceptos que se deberían dejar de lado periódicamente.

A pesar de esto, Home far Away es una historia tan triste como enternecedora, capaz de mostrar que, pese al sufrimiento, es posible encontrar el verdadero hogar.

Si te ha gustado no te pierdas todas nuestras recomendaciones en La Séptima Capa.